Celebra
InicioEdicionesArtículos
 
Impecable sobre ruedas
 

Por Esmeralda Martínez

El interior de tu auto es casi como una extensión de tu casa, que igualmente requiere de mantenimiento y limpieza. Si pasas en él gran parte del día, procura que este tiempo sea agradable, a pesar del tráfico de la ciudad.


Sé precavida
Lleva siempre en la guantera un trapo, de preferencia de algodón, para limpiar si es necesario.


Sin migajas
Si vas a comer en el auto, evita aquellos alimentos que dejen migajas y no introduzcas bebidas sin tapa, ya que se pueden derramar cuando pongas el auto en movimiento.


Limpia al momento
Si un asiento se mancha, limpia con un cepillo de cerdas duras o una esponja suave, pero no talles fuerte ya que puedes rasgar o romper la tela.


Los difíciles
Por ejemplo, chicle o chocolate... espera a que sequen para limpiarlos, de esta manera no se embarra en la superficie.

Cuida tus vidrios
Jamás debes limpiar con tu mano unos vidrios empañados, es mejor encender el defroster o limpiar con un trapo que no deje residuos.


Prefiere los asientos oscuros
Aunque lucen más bonitos los tonos claros en el interior de un auto, estos no ocultan las manchas, como los asientos oscuros.


La frecuencia del lavado
La recomendación es lavarlo semanalmente, y en época de lluvias se debe limpiar después de llover, para así retirar sustancias químicas presentes en el agua.


Evita malos olores
Un remedio fácil y económico es colocar adentro del auto una bolsa pequeña de carbón abierta durante dos horas, éste absorbe los malos olores.


Pasa la aspiradora
Lo mejor para limpiar el interior de tu auto es el aspirador de mano, antes saca todos los artículos que interfieran con la limpieza como llaves y monedas.